La dieta del delfín…para los delfines


El doctor Ángel Gracia, (que no se engañe la gente; doctorado no sé si tendrá, pero médico NO es, la titulación de este señor octogenario es veterinario) defiende que para llevar una vida saludable lo mejor es beber agua de mar, puesto que es lo más natural para los animales marinos. Nosotros los humanos, además de proceder del mar (nuestros ancestros, hace millones de años), tenemos un 70% de agua en el cuerpo.

En su página web defiende su teoría argumentando entre otras cosas: “Todas las enfermedades son causadas por la desnutrición celular. El ejemplo conocido por todos está en la anemia que es causada por una deficiencia específica de hierro. La deficiencia de nutrientes, como el calcio, es la causa de la acidez –pH 7,37 a 7,47– de un organismo y está comprobado científicamente (Otto Warbürg, Premio Nobel 1931) que todas las enfermedades son ácidas.
No hay nada más ácido que un cadáver. El hambre celular, no la “estomacal”, es la causa de la obesidad. Un obeso es una persona alimentada irracionalmente –comida chatarra–, pero desnutrida.”

Y él mismo defiende su teoría:

Esta mañana en el programa Espejo Público, este señor ha sido invitado para debatir con un médico nacional los “beneficios” de esta dieta. El término “debatir” es casi un eufemismo puesto que cuando el médico comenzó a dar argumentos científicos en contra de esta dieta, el señor Ángel Gracia encolerizó y no permitió que continuara hablando.
De lo poquito que pude llegar a escuchar al médico, coincido plenamente. Esta dieta (más allá de los típicos remedios “naturales” que no han demostrado según el método científico ningún beneficio más allá del placebo) es MUY peligrosa para la salud.
La proporción de electrolitos del agua de mar, lejos de lo que el Dr Gracia defiende, no hidrata, sino que deshidrata. Altera las concentraciones iónicas y puede producir el coma por edema citotóxico y la muerte. Esto es algo que sabe cualquier alumno de primero de medicina.
En la misma entrevista, el médico invitado señaló que el verdadero problema es que el Dr Gracia sufre un trastorno con ideas delirantes; esto quiere decir que esa persona sigue una argumentación en cierto modo lógica y comprensible pero absolutamente falsa e imposible de reducir con argumentos. Lo realmente peligroso es que exista tanta gente que lo crea y que practique esta peligrosa “dieta”.

No importa quién defienda esta práctica, da igual la opinión de “expertos”, da igual las teorías o la lógica que se desee aplicar, si el método científico mediante un ensayo clínico bien estructurado, enmascarado, aleatorizado y en ausencia de sesgos no lo prueba, el tratamiento no demuestra ser válido. Lo curioso de este caso es que ni si quiera podría llegar a hacerse un ensayo clínico porque sería éticamente inviable; ya que esta práctica es peligrosa para la salud. Otras prácticas como la homeopatía, la acupuntura o las piedras imantadas, pese a no ser beneficiosas en ningún sentido (más allá del placebo) al menos no eran perjudiciales. Sin embargo, esta “dieta del delfín” es nociva.
Como médico y como profesional desaconsejo esta práctica puesto que es muy peligrosa, no sólo no cura y es falsa, sino que puede llevar a la muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s