Biología de Trivial: La vida es menos probable que un mono escribiendo El Quijote


La comparación puede ser variable, da igual si es El Quijote, la Biblia, la Divina Comedia o cualquier obra lo suficientemente larga; la cuestión es remarcar el carácter único que tiene la existencia de los seres vivos tal y como los conocemos.

Por si cabía alguna duda, jamás me he puesto a contar las letras, signos de puntuación y espacios en blanco de ninguna de esas novelas que he mencionado… así que recurriendo a una búsqueda en internet, descubro que El Quijote es una serie de 2.034.611 caracteres (sin contar el prólogo), tomados de las letras del abecedario, números, signos de puntuación y el espacio en blanco. Imaginemos que tenemos una máquina de escribir (está bien, o un ordenador con el Word abierto) y un chimpanché tecleando, ¿cuál sería la probabilidad de que pulsando teclas al azar (como suponemos que haría) acabara por escribir El Quijote? El resultado no nos serviría si hubiera una sola errata, tiene que ser exactamente la obra tal cual fue escrita; o sea, solo existe una posibilidad válida, una entre todas las series posibles de 2.034.611 elementos usando todas las opciones de un teclado QWERTY y sin límite de repeticiones.

Pues bien, como ya dije en mi post anterior, el ADN humano es una serie de unos 3.200 millones de nucleótidos emparejados; es cierto que solo se usan cuatro (A, T, G y C), pero en realidad deberíamos considerar todas las moléculas de la naturaleza que puedan formar polímeros. Y teniendo en cuenta que nuestro genoma no es el más grande y que se estima que existan más de 10 millones de especies de seres vivos, efectivamente, la probabilidad de que apareciera la vida tal y como la conocemos es muchísimo más baja que la del chimpancé admirador de Cervantes.

Esta es una explicación muy extendida y muy usada por los creacionistas para acabar diciendo: tiene que hacer falta un creador para dar lugar a este resultado. También es un meme muy recurrente en reportajes de divulgación científica, buscando impactar al lector con la grandiosidad de la vida. No obstante, sea en el entorno que sea, es la clásica falacia del francotirador. Sin duda sería cierta si la vida hubiera aparecido así espontáneamente, sin embargo no ha sido así.

La evolución de los organismos funciona a pequeños pasos, ningún ser vivo ha aparecido de la nada, sino que cada novedad evolutiva es un pequeño cambio sobre algo que ya existía. Imaginemos que a nuestro chimpancé de damos un cacahuete si la primera letra que teclea es la “e” y no le damos nada, y volvemos a empezar, si la siguiente es la “h”; imaginemos que en un segundo intento pulsa la “e” y después la “n”, con un correspondiente premio. Seguramente jamás memorizaría una serie de 2.034.611 caracteres por muy hambriento que estuviera, pero no me cabe duda alguna de que podemos conseguir que escriba “En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme”.

Los números eran claros desde el principio, las conclusiones son las siguientes:

  1. En la evolución, cada pequeño cambio se mantiene si aporta un beneficio (o no aporta un perjuicio) y se elimina si supone un lastre en un momento dado al ser vivo.
  2. La comparación del título no es válida, puesto que las características del contexto no son compatibles.
Anuncios

One thought on “Biología de Trivial: La vida es menos probable que un mono escribiendo El Quijote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s