Corazones demasiado buenos para morir


En los últimos años ha ido tomando entidad un importante problema que se está llevando la vida de jóvenes deportistas, me refiero a la muerte súbita. Pero… ¿Qué es? ¿Por qué ocurre? ¿Por qué mata a gente tan joven y sana? ¿Cómo evitarlo?

Antes que nada, debo hacer una leve referencia acerca del funcionamiento del corazón.
El corazón es un músculo en permanente funcionamiento gracias a una “circuitería” que activa las fibras para que se contraigan al unísono y de esa manera se contraiga produciendo una onda de pulso efectiva.
Ese pulso lo sentimos cuando palpamos a nivel de la muñeca, del cuello o incluso del dorso del pie. El ritmo normal del corazón se llama “ritmo sinusal”, ya que hace referencia al nodo sinusal que es el “marcapasos” fisiológico, es decir, el lugar por encima de la aurícula donde se genera ese impulso.

En el caso de estos deportistas que sufren muerte súbita (eso no es exactamente el término adecuado..pero pa entendernos..) el ritmo de su corazón cambia de repente, y en lugar de producirse un solo frente de onda que activa todo el corazón se produce lo que se llama una “fibrilación ventricular” (que en nada tiene que ver con la fibrilación auricular!). En este ritmo, cada pequeña fibra miocárdica se contrae a un tiempo diferente, de forma anárquica.
Esto, físicamente se traduce en que el corazón “tiembla”, pero no se contrae, y por tanto no sale el pulso de sangre (volumen sistólico) de él. Nos encontramos, pues, en una situación de parada cardiaca. El individuo cae al suelo, sin pulso, con una muerte segura si no se procede a desfibrilar con las palas. El desfribrilador supone un “reset” en toda esa actividad caótica de las fibras que conducen la electricidad en el corazón. Se aplica una energía de 360J cuanto antes y se procede a las maniobras de reanimación. (si querés que os diga la verdad…no se sabe muy bien porqué, pero funciona. Como digo es como resetear el corazón)

¿Por qué se produce una fibrilación ventricular en deportistas jóvenes?
La fibrilación ventricular suele ser una arritmia más relacionada con cardiopatía isquémica (infarto de corazón). También en casos de insuficiencias cardiacas, dilataciones de las cavidades…patologías propias de corazones muy deteriorados.
En los casos de futbolistas, no estamos hablando de ese tipo de corazones, claro está. Al contrario. Son gente sana, joven, que se cuida.
¿Por qué les ocurre? Hay diversas teorías.
Por un lado, hay una entidad llamada “displasia arritmogénica”. La estructura del corazón es anómala. Es un problema hereditario. Todo va bien hasta que en el momento menos pensado, el corazón se para en ritmo de fibrilación y el individuo muere si no recibe el choque eléctrico inmediatamente.
Existen también otras anomalías, ritmos de reentrada por algunas alteraciones en esa red nerviosa que produce el impulso en el corazón. Así, cuando se produce taquicardia al realizar deporte, el estímulo  se propaga por ese circuito extra de reentrada y estimula al corazón (ventrículo) a unas velocidades tan elevadas que le desencadena la fibrilación.

¿Cómo detectarlo?
Por desgracia no hay manera. Existen muchos estudios, pero aún no hay una manera de realizar un screening poblacional.
Cuando alguien joven sufre taquicardias súbitas que se limitan, debe acudir a su cardiólogo para realizar estudio.
Hay pocas formas de anticiparse y evitarlo. Lo que es absolutamente necesario es realizar una desfribrilación precoz con choque eléctrico en cuanto se produzca. Las personas que sobreviven a una muerte súbita son candidatos a la implantación de un DAI (dispositivo automático implantado). Esto es, una máquina situada cerca del corazón (parecido a un marcapasos) que produce la descarga eléctrica cada vez que el corazón vuelva a entrar en fibrilación.

Ya por último comentar algunas de las tragedias más recientes en los campos de fútbol de nuestro país. En una ocasión, hace ya un par de años, (no diré qué caso fue, aunque algunos a lo intuiréis) se realizó una desfibrilación exitosa del deportista. El problema fue que al sacar del ritmo de fibrilación ventricular no se recuperó el ritmo normal del corazón (ritmo sinusal) sino que quedó en un ritmo de taquicardia ventricular, una actividad eléctrica peligrosa en la que el corazón va tan rápido que literalmente “late en vacío”, por ello fue sólo cuestión de tiempo que el deportista presentara parada cardiaca, ya que el corazón no se llenaba cuando ya se contraía, por tanto no había pulso. Los sanitario que le asistieron no se debieron percatar de la gravedad de ese otro ritmo ya que se entretuvieron en buscar a qué hospital lo llevaban (como no estaba en fibrilación ventricular creyeron que ya no había peligro). El problema fue que cuando la criatura llegó al hospital ya se encontraba muerto.

Como digo, una enfermedad terrible, una situación reversible…pero que mata a gente joven por culpa de un corazón que “aparentemente” no tiene ninguna patología.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s